Archivo de la etiqueta: nulidad

Abusos bancarios

El contexto económico actual ha puesto de manifiesto la negligente actuación de las entidades bancarias en la comercialización con clientes minoristas. Muchos afectados por estas actuaciones se han visto abocados a la vía judicial como único medio para poner fin a los abusos bancarios, y las recientes sentencias de los distintos juzgados y tribunales vienen a confirmar esta mala praxis, reconociendo la nulidad de múltiples contratos celebrados con consumidores.
Centrándonos en las CLÁUSULAS ABUSIVAS incluidas en las escrituras hipotecarias, podemos definirlas como aquellas que no habiendo sido negociadas individualmente, causan un desequilibrio entre los derechos y obligaciones de las partes. Si bien es cierto que la cláusula suelo es la que afecta a un mayor número de clientes, no es por ello la única. Existen otras muchas estipulaciones incorporadas a las hipotecas que perjudican gravemente a los prestatarios, entre ellas, las declaradas nulas por la Sentencia de la Audiencia Provincial de Pontevedra de fecha 14 de mayo de 2.014. Por eso es muy recomendable revisar detalladamente la hipoteca que tengamos suscrita con el banco y comprobar si estamos siendo víctimas de alguna cláusula abusiva. A modo resumen podemos enumerar las siguientes:

1) CLÁUSULA SUELO: Es aquella que viene a limitar las bajadas del tipo de interés, de manera que aunque el tipo de interés de referencia baje, éste nunca podrá resultar inferior al límite mínimo establecido en la hipoteca, causando así un perjuicio a los consumidores. Son muchas las sentencias que declaran nula la cláusula suelo, entre otras, la reciente Sentencia del Juzgado de lo Mercantil Nº3 de Pontevedra, con sede en Vigo, de fecha 2 de mayo de 2.014 que reconoce, además de la nulidad de la cláusula, los efectos retroactivos desde el 9 de mayo de 2013, fecha en la que el Tribunal Supremo sentenció que la cláusula suelo de la entidades NCG Banco, BBVA y Cajamar eran nulas.
2) CLÁUSULA QUE REFERENCIA EL TIPO DE INTERÉS VARIABLE AL IRPH: Aunque es el Euribor el índice de referencia más habitual, existen otros índices como el IRPH, cuya aplicación resulta más gravosa para los prestatarios.
3) CLÁUSULA DE RESOLUCIÓN ANTICIPADA DEL PRÉSTAMO POR LA ENTIDAD DE CRÉDITO, por las siguientes causas: a) Si por cualquier motivo no pudiera inscribirse esta escritura en el plazo de tres meses. b) Falta de pago de cualquiera de los vencimientos de intereses o cuotas de amortización, incluidos todos los conceptos que la integran. c) Por incumplimiento de cualquiera de las cláusulas del contrato.
4) CLÁUSULA QUE FIJA LOS INTERESES DE DEMORA ABUSIVOS. Por encima del 12% siempre se considerarán abusivos.
5) CLÁUSULA QUE IMPONE A LA PARTE PRESTARIA LOS GASTOS PROCESALES POR EL INCUMPLIMIENTO DE SU OBLIGACIÓN DE PAGO.
6) CLÁUSULA QUE IMPONE A LA PARTE PRESTATARIA LOS ARANCELES NOTARIALES Y REGISTRALES. En caso de que se aplicasen las normas reglamentarias, tales gastos se distribuirían equitativamente entre ambas partes.
7) CLÁUSULA QUE IMPONE A LA PARTE PRESTARIA LOS TRIBUTOS QUE GRAVAN EL PRÉSTAMO HIPOTECARIO, SIN DISTINCIÓN DE NINGUNA CLASE.
8) CLÁUSULA QUE IMPONE A LA PARTE PRESTARIA LOS GASTOS DERIVADOS DE LA CONSERVACIÓN DEL INMUEBLE HIPOTECADO, INCLUIDO EL SEGURO DE DAÑOS. Resultando abusiva cuando se incluye la estipulación por la que la entidad financiera se reserva la elección de la compañía aseguradora con la que el consumidor debe contratar.
9) CLÁUSULA QUE IMPONE A LA PARTE PRESTARIA CUALQUIER OTRO GASTO O SERVICIO NO SOLICITADO. De manera que será abusiva cualquier estipulación por la que se imponga al prestatario la contratación de servicios complementarios o accesorios no solicitados.
10) REDONDEO AL ALZA DEL TIPO DE INTERÉS.
11) CONTRATACIÓN DE SEGURO DE VIDA. En la que la entidad financiera impone al prestatario la contratación obligatoria del seguro como requisito para la concesión del préstamo, e incluso solicitando su cobro en una única cuota para evitar que a lo largo de la vida del préstamo, el cliente pueda cambiar el seguro a otra entidad.

No obstante, las cláusulas abusivas incluidas en las escrituras de préstamos hipotecarios no son las únicas actuaciones de las entidades bancarias que demuestra su mala praxis y el abuso de su situación de superioridad frente al cliente, pues en los últimos años han salido a la luz productos complejos que fueron comercializados con clientes sin conocimiento financieros. Es el caso de las PARTICIPACIONES PREFERENTES, OBLIGACIONES SUBORDINADAS o SWAPS (o contrato de PERMUTA FINANCIERA “IRS”). Y en este sentido es importante resaltar que los Tribunales de Justicia, están declarando nulos aquellos contratos celebrados con clientes en los que no ha sido facilitada la información suficiente para prestar un consentimiento válido.

SWAP (permuta financiera o IRS). Las entidades bancarias, durante años, han recomendado a clientes minoristas que, paralelamente a la suscripción de un préstamo hipotecario, formalizaran este producto, presentándolo como un seguro para cubrir las variaciones, especialmente subidas, del tipo de interés variable del préstamo suscrito.

El resultado , tras la bajada de los tipos de interés y el Euribor a partir del año 2009, fue muy perjudicial para los clientes, que se vienen en la obligación del pago de unas liquidaciones de cuantía significativa, que de forma adicional debían pagar al banco además de la cuota hipotecaria.
Todos estos abusos de las entidades bancarias, parten de su posición dominante y de la incorrecta o inexistente información a los clientes en el momento de contratar los diferentes productos. Normalmente años más tarde, los clientes se acaban enterando de lo que realmente contrataron.
Además debemos recordar que es una obligación del banco informar correctamente y de forma clara y precisa a los clientes minoristas, ya que la Ley les otorga ese derecho como consumidores, por ser la parte débil de la contratación, normalmente carecer de conocimientos financieros y no disponer de la información privilegiada de las entidades bancarias.
Esa falta de transparencia a la que nos tienen acostumbrados en los últimos años, está probable llegando a su fin, pero para ello es necesario seguir presentando reclamaciones y en muchas ocasiones acudir a la vía judicial para defender los derechos que como usuarios de la banca tenemos.
Son muchos los progresos que se están consiguiendo en esta larga lucha contra las entidades bancarias. Y así lo demuestran las últimas leyes que se han promulgado en beneficio de los consumidores:
DACIÓN EN PAGO COMO ALTERNATIVA A LA EJECUCIÓN HIPOTECARIA (Real Decreto-Ley 6/2012 de 9 de marzo), en el caso de que el deudor cumple determinados requisitos, como que se trate de la única vivienda del deudor.
SUSPENSIÓN, DURANTE 2 AÑOS, DE LOS DESHAUCIOS SOBRE VIVIENDAS HABITUALES DE AQUELLAS PERSONAS ENCUADRADAS EN LOS SUPUESTOS DE ESPECIAL VULNERABILIDAD (Ley 1/2013, de 14 de mayo).
OPOSICIÓN A LA EJECUCIÓN HIPOTECARIA POR EL CARÁCTER ABUSIVO DE LAS CLÁUSULAS DEL CONTRATO (Ley 1/2013, de 14 de mayo).

David Alfaya Massó. Abogado
Yolanda Fernández Fernández. Abogada

Anuncios

SWAP (Permuta financiera o IRS): Una mala praxis bancaria

IMG_2253[1]
Como ya hemos comentado en entradas anteriores, son muchas las circunstancias que ponen de manifiesto que ha existido, a lo largo de los últimos años, una mala actuación por parte de las entidades bancarias. Muestra de ello son, entre otras, las participaciones preferentes, las obligaciones subordinadas o la cláusula suelo.

En este caso, analizaremos el problemático asunto del SWAP o contrato de permuta financiera de tipos de interés (IRS), del que ya resulta confuso su nombre y su propia definición: Acuerdo entre dos partes para intercambiar una serie de flujos dinero en diferentes fechas del futuro, conforme a una fórmula preestablecida.

El swap es un producto complejo y de difícil comprensión que requiere de una labor exhaustiva de información por parte de los bancos para asegurarse de que el cliente comprende lo que realmente está contratando. Las entidades bancarias, durante años, han recomendado a clientes minoristas que, paralelamente a la suscripción de un préstamo hipotecario, formalizaran este producto, presentándolo como un seguro para cubrir las variaciones, especialmente subidas, del tipo de interés variable del préstamo suscrito.

En la práctica, el Swap funciona del siguiente modo: Si el tipo de interés de referencia, generalmente, el Euribor, supera al tipo de interés fijo que se haya pactado con el banco, la diferencia la asume el propio banco. Por el contrario, será el cliente quien abone la diferencia al banco, si el interés de referencia está por debajo del interés pactado.

Aunque a simple vista puede parecer un producto ventajoso para el cliente, la realidad ha sido muy distinta. Lo cierto es que muchos clientes minoristas con hipoteca para su vivienda y que contratando un Swap, casi por imposición del banco para concederles el préstamo hipotecario; no se han podido beneficiar de uno de los pocos aspectos positivos de la crisis económica, las fuertes bajadas experimentadas por los tipos de interés y el Euribor.

La sorpresa se presenta cuando la cuota mensual de la hipoteca no bajaba, por la aplicación de la cláusula suelo, y además tienen que pagar al banco importantes cantidades de dinero en concepto de liquidaciones del Swap. Y todo como consecuencia de la bajada de los tipos de interés, algo que los bancos ya sabían que iba a ocurrir.

Son muchos los afectados por este producto, que desconocían realmente lo que estaban contratando, lo que demuestra, una vez más, que ha existido una falta de información adecuada, clara y suficiente sobre el producto y sus riesgos, por parte de las entidades bancarias.

Si bien es cierto que hay que analizar cada caso concreto, es importante tener en cuenta que es posible luchar contra esta mala praxis bancaria, con un alto grado de probabilidad de prosperar en los Tribunales. Muestra de ellos son las múltiples sentencias que reconocen la nulidad del swap, con la consiguiente devolución al cliente de las cantidades pagadas durante toda la vigencia del contrato.

Noticia SWAP (La Voz de Galicia, 16/02/14)

David Alfaya Massó. Abogado
Yolanda Fernández Fernández. Abogada

Nueva sentencia de preferentes, condena a Novagalicia Banco a devolver los ahorros de un padre a sus hijos

preferentes novagalicia
El Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Vigo, estima íntegramente una nueva demanda de preferentes y condena a Novagalicia Banco, declarando la nulidad de los contratos de participaciones preferentes, al haber ocurrido vicio del consentimiento y condena la restitución recíproca de obligaciones derivada de la nulidad, por efecto legal inherente al 1.303 del Código Civil con la obligación de la demandada de restituir al actor cantidad de 9.000 euros.

Se trata de un padre que con el propósito de ahorrar un dinero para los estudios de sus hijos menores de edad, aconsejado por el director de la oficina, depósito 3.000 euros a favor de cada uno de sus tres hijos en participaciones preferentes de Caixanova.

El director de la oficina manifestó en el acto de juicio, que no proporcionó la información necesaria y que ni el mismo conocía de modo preciso las características y riesgos del producto. Llegando en la sentencia a la conclusión de que, si el empleado bancario que debía cumplir los deberes de diligencia e información no conocía a fondo el producto, difícilmente podía transmitir una información veraz y completa a los clientes. Lo que lleva a la convicción de que por parte de Novagalicia Banco se efectuó una incorrecta, insuficiente y errónea información que impidió que el cliente, entendiese en modo alguno la naturaleza, características y riesgos del producto que concertaba.

Sentencia preferentes NCG Banco padre-hijos en pdf.

David Alfaya Massó. Abogado

Como eliminar el suelo de la hipoteca mediante la reclamación judicial.

escritura hipoteca clausula suelo asesority

No es posible determinar el número de perjudicados por la cláusula de suelo de hipoteca, pero pueden ser millones de personas, ya que era una práctica habitual de los bancos incluirla en las hipotecas, que con la bajada a mínimos históricos del Euribor (está por debajo de 0,5%), conlleva la aplicación de dicho suelo y en consecuencia pagar de más en cada recibo de la hipoteca.

Para reclamar la eliminación de dicha cláusula de suelo habría que seguir los siguientes pasos:

1.- Revisar la escritura de hipoteca, comprobando la existencia de la cláusula y el tipo de interés suelo; así como si existe oferta vinculante firmada previamente. Además de confirmar con los últimos recibos de la hipoteca que se está aplicando ese suelo.

2.- Plantearle al director de la oficina de la entidad bancaria en la que se contrató o subrogó la hipoteca, la eliminación de dicha cláusula, por entender que es abusiva, desproporcionada y por la falta de trasparencia al colar dicha cláusula en la hipoteca.

3.- Como probablemente no se conseguirá nada, pasaremos a enviar una reclamación al Servicio de Atención al Cliente de la entidad, presentandola en la oficina del banco o vía Burofax. Normalmente tardan bastante en contestar o directamente no lo hacen.

4.- Si pasan más de un mes sin contestación por parte del banco, se puede presentar reclamación al Banco de España (resolución no vinculante), o directamente acudir a la vía judicial, que es lo más efectivo. El principal inconveniente de la vía judicial es el pago de tasas judiciales (modelo 696), con una cuantía de 300 € + 0,10% de la cantidad reclamada pagada de más por la aplicación de la cláusula suelo, y el riesgo de desestimación y condena en costas.

5.- La Demanda se presenta en el Juzgado de lo Mercantil (si no existiese en el domicilio del demandante se haría en el Juzgado de 1ª Instancia), es necesario abogado y procurador, y se pedirá la nulidad de la cláusula de suelo de la hipoteca y la devolución de las cantidades pagada de más, con imposición de costas.

6.- Se firmará poder Apud Acta gratuito en el propio Juzgado, para la representación procesal por procurador y abogado y una vez admitida, le darán 20 días para personarse y oposición a la entidad bancaria y se fija fecha para la audiencia previa y en su caso juicio con la práctica de prueba. El procedimiento puede durar entre 3 meses y 1 año dependiendo de la carga de trabajo del Juzgado que corresponda.

7.-. El coste del procedimiento, en nuestro despacho será inicialmente sólo las tasas judiciales, con el objetivo de conseguir una condena en costas, de manera que el procedimiento no ocasione un gasto a los perjudicados por la cláusula de suelo. En caso de desestimación parcial o total de la demanda, los honorarios de abogado y procurador serían de un total de 600 €, con el riesgo de pago de costas a la parte contraria.

Para una mayor información, pongase ne contacto con nosotros y fijar una consulta gratuita.

David Alfaya Massó. Abogado.
www.asesority.com